Revista Latina

Reseñas de artículos - 2010

Radiografía de los noticiarios de las televisiones generalistas: una evolución hacia la espectacularización y mercantilización de la información. (Iglesias Cruz, Z. Universidad Pontificia de Salamanca)


Como bien destaca Emili Prado en su prólogo al libro de Soengas, la televisión es el principal medio al que se dirigen los ciudadanos para informarse sobre la actualidad, y la información es el principal contenido que compone el menú de las parrillas de la televisión generalista en los países desarrollados.

En Estados Unidos, este ingrediente supone el 33% de las parrillas y en Europa alcanza el 32%, según los datos de Usamonitor y Euromonitor, observatorios permanentes de la televisión en Norteamérica y en Europa (Soengas, 2008: 9).

Pero estos datos no son la única razón que convierte a la información en un elemento clave para los programadores y responsables de las cadenas, este contenido es esencial porque los informativos generan y ratifican la imagen de marca de la cadena.

Estos programas se convierten en perfectos espejos en los que se reflejan las líneas estratégicas, los objetivos y, en general, la identidad de la cadena.

Así, si se quiere conocer cuál es el perfil actual de la empresa televisiva o su aspirada evolución, sólo hace falta analizar sus noticiarios. Sin olvidar, por supuesto, que su valor fundamental radica en su capacidad para conseguir que la cadena consiga su lugar como medio de comunicación con poder y capacidad de influencia social, política y económica. 

Por ello, investigaciones como la de José Pestano (2008), en las que se desentrañan las formas y contenidos de los informativos, adquieren un papel relevante en el ámbito de la investigación en comunicación.   

A partir del empleo de las técnicas del análisis de contenido cuantitativo, el autor del artículo comentado desvela las principales características de la estructura de los noticiarios en prime time de las cadenas generalistas de mayor audiencia: TVE, Antena 3 y Tele 5.

En este sentido, destaca la apreciación que hace Pestano respecto a la reducida muestra en la que se sustenta su estudio,  tan sólo treinta informativos entre noviembre y diciembre, al afirmar que “conforme se produce el análisis de sucesivas unidades muestrales se observa que nuevas unidades no afectan a los resultados finales”.

Esta apreciación apoya uno de los criterios que determinan Wimmer y Dominick para decidir la muestra de estudio: el criterio de relación entre coste y eficacia, es decir, la muestra debe proporcionar la máxima eficacia al menor coste económico y de tiempo (Wimmer y Dominick, 1996:65-86). 

Conclusión a la que también llegan Gerbner y Gross en sus investigaciones sobre la televisión en la que se percatan de que, en relación con los efectos de la cuantificación de las imágenes de violencia, una muestra de una semana completa de la programación de otoño produce resultados similares a la elección de otra compuesta por varios días dispersos a lo largo del año (Wimmer y Dominick, 1996: 176).

A partir de este análisis, Pestano determina que, en comparación con la televisión pública y sin que realmente exista demasiada diferencia, los noticiarios de la cadenas privadas apuestan por una estructura con piezas más breves, que imprimen mayor ritmo de presentación y consumo de información; con más sumarios de intermedio, con el objetivo de captar el interés; con mayor número de noticias y tiempo dedicado a la sección de nacional y de sociedad frente a la internacional…

Resultados interesantes que corroboran las teorías que defienden la tendencia de los canales privados generalistas hacia la espectacularización de la información (Cebrián, 2004: 21), una realidad que se refleja directamente en la forma y contenido de los noticiarios: en la jerarquización de las noticias y el tiempo asignado a cada pieza, en el abuso de la personalización, en la utilización de recursos como música y efectos visuales sin tener en cuenta la temática, en el abuso de las conexiones en directo, etc.

Son c uestiones que ponen de manifiesto, finalmente, la mercantilización de la información, que podría definirse como “el fin de la concepción de la información como un bien para pasar a convertirse en un producto meramente comercial” (Ortells, 2009: 2).

Bibliografía

Cebrián Herreros, Mariano (2004): La información en televisión. Obsesión mercantil y política. Barcelona: Gedisa Editorial.

Ortells Badenes, Sara (2009): “La mercantilización de la información: la nueva era informativa en televisión”, publicado en Revista Latina de Comunicación Social, 64, páginas 341 a 353. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 18 de febrero de 2010, de
http://www.revistalatinacs.org/09/art/28_827_46_ULEPICC_07/Sara_Ortells.html

DOI: 10.4185/RLCS-64-2009-827-341-353

Pestano Rodríguez, José (2008): “Tendencias actuales en la estructura y contenidos de los informativos de televisión”, publicado en Revista Latina de Comunicación Social, 63, páginas 453 a 462. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 18 de febrero de 2010, de http://www.revistalatinacs.org/08/38_795_60_TV/Jose_Pestano_Rodríguez.html
DOI: 10.4185/RLCS-63-2008-795-453-462

Soengas, Xosé (2008): El lenguaje informativo. Los puntos de vista de una noticia en televisión. Madrid: Laberinto Comunicación.

Wimmer, Roger. D. y Dominick, Joseph. R. (1996): La investigación científica de los medios de comunicación. Una introducción a sus métodos. Barcelona: Bosch Comunicación.