Revista Latina

 

   

IDEOLOGÍA Y DISCURSO: UNA INTRODUCCIÓN MULTIDISCIPLINARIA Barcelona: Teun A. van Dijk

 

   
    Reseña realizada por Alberto Ardèvol Abreu  

 

 

 

 

 

Teun A. van Dijk fue catedrático de estudios del discurso en la Universidad de Amsterdam, y uno de los padres del análisis crítico del discurso. Desde 1999 es profesor visitante en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona),

A través de este pequeño libro, Van Dijk nos introduce en las relaciones entre ideología y el discurso: cómo el discurso permite adquirir y modificar ideologías, y cómo a su vez las ideologías condicionan todos los niveles del discurso. Las teorías de Van Dijk son el referente para la mayor parte de los investigadores de la comunicación que pretenden adentrarse en el estudio ideológico de los discursos, especialmente si se trata del discurso contra las minorías étnicas y del racismo en los medios de comunicación. El análisis ideológico del discurso pretende ser una herramienta que desenmascare todos los tipos de abuso de poder, y es que, tradicionalmente, las ideologías legitiman el dominio ejercido por una parte de la sociedad (los grupos u organizaciones de élite) sobre otra (los pobres, los inmigrantes, las mujeres....).  

¿Qué es la ideología, y cómo se manifiesta en el discurso? El lingüista holandés nos ofrece una definición operativa de ideología, que vendría a ser el conjunto de cogniciones sociales compartidas por un grupo, que se reproduce (fundamentalmente) a través del discurso de los miembros de ese grupo. La ideología determina la interpretación que los miembros de un grupo hacen de los acontecimientos, a la vez que condiciona sus prácticas sociales. Además, el profesor holandés dedica un capítulo a las estructuras ideológicas del discurso. Todos podemos detectar una ideología expresada de manera explícita en el discurso, pero es necesario un análisis sistemático para destapar la ideología que aparece de manera indirecta, implícita, o en estructuras menos obvias del discurso, como la entonación, la duda o un pronombre.

Van Dijk ilustra su explicación teórica acudiendo al análisis de la ideología racista, mediante ejemplos reales extraídos de medios de comunicación. La mayoría ética (blancos) de Estados Unidos y Europa adquiere la ideología racista (así como cualquier otra ideología) a través del discurso. Y las instituciones ideológicas más influyentes de la sociedad moderna son la escuela y los medios de comunicación. Analizar el discurso de las instituciones ideológicas resulta una tarea fundamental para dejar al descubierto las ideologías subyacentes, que condicionan el significado del mensaje, así como su forma. La ideología racista legitima el abuso de poder, el trato excluyente y, en definitiva, la situación de desventaja en la que se encuentran las minorías étnicas en los países del llamado “primer mundo”.

Cuando los manuales de estilo de la mayoría de los medios de comunicación se obstinan en “separar escrupulosamente la información de la opinión”, el receptor poco avezado podría dejar de percibir la carga ideológica que tiene todo discurso mediático. Todos los niveles del discurso, tanto los semánticos como los formales responden a  decisiones tomadas por el emisor que construye el discurso, y todos ellos tienen detrás un modelo mental condicionado por la ideología. De modo general y simplificado, Van Dijk afirma que las ideologías organizan a la gente y a la sociedad en términos polarizados (nosotros-ellos), con una estrategia discursiva basada en:

Poner énfasis en Nuestros aspectos positivos.
Poner énfasis en Sus aspectos negativos.
Quitar énfasis de Nuestros aspectos negativos.
Quitar énfasis de Sus aspectos positivos.

El autor denomina a este esquema el “cuadrado ideológico”. Así, en un discurso construido a partir de una ideología racista, se remarcarán, por ejemplo, las ayudas ofrecidas a inmigrantes y las acciones delictivas protagonizados por personas pertenecientes a minorías étnicas. Por el contrario, las agresiones racistas o las actividades culturales llevadas a cabo por colectivos de inmigrantes se silenciarán o simplemente se relegarán a un segundo plano. ¿Cómo? Las estrategias para quitar énfasis pueden manifestarse a través de los distintos niveles del discurso: los significados (nivel semántico) o la forma del discurso. No es lo mismo calificar a las minorías étnicas como “extranjeros” que como “inmigrantes”, por ejemplo. De la misma manera, no es lo mismo dedicar una página par que una impar a una información, o dar una determinada información en los titulares o en la última línea de la noticia.

Legitimados por las ideologías racistas, los individuos de la mayoría europea tratan a los pertenecientes a las minorías étnicas de manera diferente a lo que les tocaría si fuesen blancos. Se genera un sistema sutil de desigualdades, en el que los blancos europeos tienen preferencia en el acceso a los recursos limitados, como pueden ser la ciudadanía, el empleo, la vivienda o el dinero. El discurso se convierte, entonces, en una herramienta muy poderosa, pues quien lo controla, controla de manera indirecta los pensamientos y la ideología de los receptores.

Las ideas de Van Dijk conectan con las teorías sobre el encuadre noticioso o framing: los medios no sólo crean la agenda social, sino que configuran un encuadre de las noticias que tratan, una atalaya desde la que percibir la realidad. El encuadre noticioso, propugnado por Tankard, tendría muchos puntos en común con el “encuadre ideológico” de Van Dijk, que está en la base del discurso y que le da forma y significado.

Van Dijk, en conclusión, nos explica en esta obra las bases de su “análisis crítico del discurso”, a la vez que nos familiariza con la terminología que emplea a lo largo toda su obra. Un libro que seguramente nos dejará con más incertidumbres que certezas y que quizá despierte nuestro interés por otras obras anteriores del holandés, como Las estructuras y funciones del discurso, Prensa, racismo y poder o Racismo y análisis crítico de los medios. Otra cosa es que el lector comparta el papel central en la adquisición, propagación y modificación de las ideologías que el autor adjudica al discurso público, y especialmente al de los medios de comunicación. ¿Tendrá el discurso mediático la misma influencia en las ideologías que hace unos años?, ¿cómo está afectando a este fenómeno la modificación en los hábitos de consumo —especialmente entre los más jóvenes— por la llegada de la información y comunicación online y el progresivo abandono de los formatos en papel? Quizá un próximo análisis ideológico del discurso en los entornos digitales responda a estas cuestiones.

 

Editorial: Ariel

2003

ISBN:

84-344-8252-5

187 pág.

   
http://revistalatinacs.org/l/dijk.htm