Revista Latina

Agradecimientos - 2010

Sólo tenenos palabras de agradecimiento

Un año más, sólo tenemos palabras de agradecimiento. Para quienes han hecho posible otro año de vida de la revista, un proyecto inviable sin autores, porque la edición de 2010 de la revista es el fruto visible de las aportaciones de los 70 autores que han publicado 43 artículos en Latina durante 2010. También, de los más de 100 revisores que han intervenido en más de 200 ocasiones en la revisión y evaluación de los 128 artículos recibidos a lo largo de los primeros ocho meses. La revista cerró la admisión de nuevos trabajos a partir de septiembre, vista la acumulación existente y las dificultades para organizar mejor el trabajo de edición y administración de tanta riqueza académica, en una publicación científica que no recibe subvención alguna de instituciones públicas, y que por eso es de todas y de todos los que la hacen posible, cada cual con su particular aportación. Hablamos de una revista socializada desde su nacimiento. De tu revista.

Gracias a los investigadores que dan su apoyo a la revista a través de la asociación científica sin ánimo de lucro Sociedad Latina de Comunicación Social, SLCS, organizadora del Congreso Internacional Latina de Comunicación Social. Éste se ha erigido en el principal flujo de recursos para el mantenimiento de la revista y hace posible pensar en nuevas utopías que se acaben transformando en proyectos visibles y palpables, como la edición de 'Cuadernos de Latina', un proyecto surgido del II Congreso.

Nos anima a seguir en esta línea al ver la respuesta a los congresos. Si al I asistieron 140 personas, en el II se matricularon 307, y las ponencias presentadas pasaron de 117 a 227, debatidas a lo largo de 24 mesas de trabajo (fueron 8 en el I Congreso), moderadas por compañeros de casi todas las universidades españolas y con presencia de investigadores de Argentina, Venezuela, Colombia, Guatemala y México. Nos ha alegrado la creación de una mesa especial para jóvenes investigadores, ahora en que parece haber dejado de existir –lo decimos con pena– la valiosa Asociación Internacional de Jóvenes Investigadores en Comunicación, AIJIC, uno de cuyos congresos se celebró en la pirámide de La Laguna.

En 2010, por vez primera, ha habido una mayoría de autoras, el 52,86%, porcentaje que en 2009 fue de 40,15%. Es otro buen síntoma..., que va parejo con la actualidad de la vida académica. La revista, pues, se 'hace' femenina...

La larga lista de evaluadores nos impide publicarla aquí, pero es innecesario: la revista ha seguido un año más con una de sus particularidades, la transparencia editorial, de modo que artículo a artículo se publican los informes de los árbitros, con la rigurosidad que exige la emisión de un informe que se va a publicar con la firma de la autoridad académica que ha aconsejado la publicación y lo ha argumentado. Algún día, este extremo se establecerá en todas las revistas científicas; algún día será un punto más en una evaluación de la calidad de las publicaciones científicas. Podemos decir lo mismo de la página de situación, enmarcada en la política de transparencia, para que cada autor sepa por dónde va la evaluación de su artículo, esté mejor informado.

Damos públicamente las gracias a la Dra. Carmen Fonseca, profesora de la Universidad de Huelva, donde es vicerrectora, por haber aceptado la oferta de ser editora-adjunta de Relaciones Internacionales de RLCS, por haber hecho también las funciones de acercamiento a bases de datos internacionales y todo lo relacionado a una lista cada vez más rica de lugares donde está la publicación.

Y un agradecimiento y una felicitación colectiva: ha sido 2010 el año del nacimiento de la Plataforma Latina de Comunicación, pLatCom, que si empezó siendo la Plataforma de Revistas Emergentes, fue todo tan rápido y tan bien que lo de 'emergente' pronto les resultó chico, para ser la PRC, Plataforma de Revistas de Comunicación, ahora en transición hacia la citada pLatCom.

En la plataforma empezaron tres cabeceras, Revista Mediterránea de Comunicación (Dra. V. Tur Viñes - Universidad de Alicante); MHCJ, Miguel Hernández Communication Journal (Dr. J.L. González Esteban - Universidad Miguel Hernández de Elche) y Pangea (A. Álvarez Nobell y C. Hernández - RAIC, Red Iberoamericana de Comunicación), después se unió FJC, Fonseca Journal of Communication (Dra. B. Gutiérrez San Miguel - Universidad de Salamanca) y están en proceso de incorporación o de creación otras dos revistas, Fotocinema, Revista Científica de Cine y Fotografía (Universidad de Málaga) y Revista TecCom - Estudios de Tecnología y Comunicación (Universidad Complutense de Madrid).

Todo ello, en el proyecto de apoyar la solución a un grave problema: las de Comunicación siguen siendo las revistas menos numerosas de las diez divisiones de Ciencias Sociales presentes en el índice de impacto.

Tenemos la esperanza de que en este mismo capítulode agradecimiento del año próximo podamos agradecer la confianza depositada por las revistas citadas, ya consolidades entonces, y las nuevas cabeceras que se empiezan a pensar en Santiago, Madrid, Salta, Zaragoza, Valencia...

Ha sido, como se aprecia, un buen año. Apoyar ilusiones y empujar ideas en marcha siempre es sumamente hermoso, se ayuda a crear una 'familia' académica, donde prima el esfuerzo colectivo y la quimera se aprecia como algo posible y real, en una hermandad basada en la confianza académica y el espíritu de equipo, sin competitividad de especie alguna, con la vista en una suerte de proyecto común.

Agradecimiento a los editores compañeros en el Grupo Bilbao de Revistas de Comunicación, por la sabia decisión de unir esfuerzos y compartir experiencias, en pro de una mejoría de la caliadad de nuestras publicaciones.

Igualmente, agradecimiento a los organizadores de congresos que empiezan a ver la importancia de que en sus reuniones haya mesas sobre revistas científicas, más allá de limitarse un congreso a presentar productos de investigaciones, sin acercarse al paso final que es el de la publicación de esos trabajos.

Creemos que ha habido un sensible incremento general de la cultura editorial científica de los investigadores en Comunicación, que han podido publicar mayor número de artículos: de 1.151 (años 2005, 2006 y 2007) a 1.345 (años 2006, 2007 y 2008), con citas que pasaron en los mismos periodos de 134 a 276, en el primer periodo señalado solo con tres áreas de conocimiento con menos citas (Antropología, Ciencia Política y Urbanismo), mientras en el segundo son cinco las áreas que han producido menos citas que Comunicación (se suman Biblioteconomía y Sociología), superada por otras cuatro áreas de mucha actividad y mayor establecimiento en la universidad española (Economía, Educación, Geografía y Psicología).

Y gracias a los autores que por citar la revista la han vuelto a poner en el primer cuartil del índice de impacto de la Universidad de Granada y, de modo especial, a las otras revistas que han albergado artículos con citas a Latina. Nos alegra ver que la facilidad de acceso a la revista en la web, junto a la calidad de los trabajos publicados, anime a tantos autores a usar artículos publicados en RLCS en sus referencias bibliográficas. Seguimos apostando porque la generalidad de las revistas estén en la web con todo tipo de facilidades para que los investigadores encuentren las referencias deseadas sin mayores dificultades.

El año 2010 ha sido el año de un paso importante: hacer la revista bilingüe, en castellano e inglés. Parecía otra utopía, pero hemos encontrado dos factores muy importantes para poder dar ese salto: la buena disposición del traductor, Cruz Alberto, y la buena acogida de los 70 autores que han publicado este año sus trabajos en los dos idiomas. Como es obvio, en las database de lengua inglesa solamente colocamos le versión inglesa. Ha sido también el año de la incorporación de otro valioso colaborador externo, Juan Manuel Álvarez, que se dedica a crear la versión html y pdf de los artículos y de todos sus accesorios informativos.

Agradecimiento, igualmente, para Alejandro Álvarez Nobell, de la Universidad Nacional de Córdoba (República Argentina), encargado de la puesta de la revista en los bancos de datos, españoles o no, DOI entre otros. Él, y Javier Herrero, de la Universidad de Salamanca, se han ocupado de poner la revista en Facebook y en Twitter.

Como se aprecia, seguimos adelante con aquella utopía de 1998; hoy, con más colaboración que nunca, con las mismas ilusiones de siempre, con un agradecimiento infinito a todas y a todos los que han hecho posible que hayamos llegado donde estamos. A todas estas personas, amigas de Latina, una vez más, nuestro agradecimiento.