Revista Latina

Reseñas de libros - 2014

Viaje por la violencia en el mundo a través de los medios de comunicación

Información y conflicto: los medios ante la violencia
Autores: VV.AA coordinados por Carlos Maciá-Barber CAC57 (Cuadernos Artesanos de Comunicación, 57)
Edita: Sociedad Latina de Comunicación Social (La Laguna, Tenerife, 2014)
ISBN: 13: 978-84-15698-52-4
ISBN: 10: 84-15698-52-6
131 páginas.
Se hace constar, tal como pide quien edita el libro, que se trata de una obra de carácter no venal. Se edita bajo la licencia Creative Commons, por lo que su reproducción queda absolutamente autorizada salvo con carácter comercial y siempre en textos que también estén acogidos a esta fórmula de propiedad intelectual.
Reseña de Miguel Ángel Reyes

Es un viaje científico, aunque en algunas ocasiones se convierte en algo más ensayístico. Una excursión por lugares en los que el paisaje incomoda, irrita y entristece, en la que nos encontramos con protagonistas que, al final, describen aquello que está sucediendo para cambiarlo, para mejorarlo. Ese paseo por el planeta se hace en seis etapas, seis artículos científicos sobre diferentes realidades y países pero con un tema central: la violencia.

p

Es un viaje científico, aunque en algunas ocasiones se convierte en algo más ensayístico. Una excursión por lugares en los que el paisaje incomoda, irrita y entristece, en la que nos encontramos con protagonistas que, al final, describen aquello que está sucediendo para cambiarlo, para mejorarlo. Ese paseo por el planeta se hace en seis etapas, seis artículos científicos sobre diferentes realidades y países pero con un tema central: la violencia. En alguno de los textos, se analiza la violencia del Sur vista por los medios de comunicación del Norte; en otros, lo que se observa es la violencia del Sur vista por la prensa del mismo Sur; y en alguno, incluso, se analiza la opinión de quien sufre o es potencial víctima de una determinada forma de violencia. Los artículos están escritos, como se puede deducir, por expertos en comunicación y violencia de nacionalidades distintas: Colombia, Méjico, Polonia y España.

Desde un primer momento, el libro advierte: leeremos varias miradas en torno a los medios y a la representación de los conflictos violentos en ellos. Destaca la importancia de la aportación de datos empíricos así como la metodología seguida por sus autores para llegar a una conclusión firme y científica. El hilo conductor, entonces, es: los medios de comunicación juegan un papel primordial en la difusión de información sobre los acontecimientos que acechan las realidades actuales. Y ningún autor se desvía, en ningún artículo, de esa tesis. De lo que sí se desvía alguno es del interés puramente científico. Cierto es que varios artículos se basan en datos estadísticos: minutos y horas dedicados en la televisión a los atentados de mayo de 2013 en Casablanca contra intereses españoles, encuesta bien orientada estadísticamente realizada a jóvenes mejicanos sobre la telefonía móvil y la violencia a través de ella, la distribución de la información de corresponsales de guerra en los principales periódicos impresos españoles o el número de veces que se viola el derecho a la propia imagen de menores afectados por conflictos violentos en la prensa española. Al final, datos que permiten concluir con la fuerza de los números y los porcentajes

Pero más allá de eso, el libro incluye dos artículos que tienen algo de análisis cualitativo pero mucho, mucho más, de ensayo e interpretación personal. No por ello carecen de interés o están en un segundo plano; de hecho, en toda la obra destaca un artículo dedicado a las formas e ideas con las que trabajó Ryzzard Kapuscinski como reportero internacional y si estas forman parte hoy del trabajo de los reporteros españoles que escriben sobre conflictos violentos. Por otra parte, desde una óptica crítica con un determinado gobierno, se propone otro artículo basado en la cultura política colombiana y en la forma en la que los medios de comunicación alientan su maniqueísmo no atendiendo desde la pluralidad informativa al conflicto entre guerrilla y gobierno de ese país. Por tanto, podemos concluir, la obra mezcla con gran acierto artículos de inmenso interés estadístico con otros de mayor interés ensayístico. Todos ellos, eso sí, cumplen con la misión descrita en la introducción: ampliar el espacio conceptual que hoy le damos a la violencia.

Ampliación conceptual y también ayuda a la denuncia. Todos los artículos analizan a medios de comunicación o profesionales de los medios (se excluye aquí al artículo sobre telefonía móvil y violencia adolescente en Méjico) que tratan la violencia como método, en buena parte, de denuncia de la misma. Y he aquí otro rasgo común de los autores de los artículos: ellos también orientan sus investigaciones a esa idea de protestar, de describir lo que ocurre para mejorarlo. La denuncia va implícita en los textos de este libro: se denuncia que la televisión pública española no trata con imparcialidad los atentados contra objetivos españoles en Casablanca; se protesta por la falta de relevancia en la distribución de un periódico de las informaciones enviadas por los corresponsales a pie de conflicto; se denuncia el poco cuidado que tiene la prensa española con los derechos de la infancia al publicar fotografías de menores víctimas de conflictos violentos; se quejan de la poca cultura democrática en los medios y en la sociedad colombiana…Es, en fin, una obra que, con argumentos más o menos científicos, denuncia el corto espacio de visión que tenemos sobre los conflictos violentos en varias zonas del planeta, desde Afganistán hasta Colombia.

¿Y para qué un libro de estas características? Puede serle muy útil a un lector cuyo interés sea conocer un poco más sobre cómo los medios de comunicación reflejan los conflictos violentos de cierta relevancia internacional. Pero hay un punto más a tener en cuenta: cada artículo puede valer como guía metodológica. Esto es, si algún lector está interesado en iniciar una investigación sobre violencia y medios de comunicación convendría que analizara concienzudamente la metodología científica que siguen algunos artículos. Puede servir como punto de partida para ampliar conocimientos trasladando el método a otras muestras, a otras realidades.