Revista Latina

Reseñas de libros - 2014

La comunicación digital en Aragón.

 

 

La comunicación digital en Aragón. Antecedentes, estado actual y tendencias

Carmen Marta Lazo (coord.)

Zamora

Comunicación Social, 2014

230 páginas

Reseña de Rubén Ramos Antón

Universidad de Zaragoza

 

p

La eclosión digital experimentada en los últimos veinte años ha supuesto una profunda modificación de los ecosistemas mediáticos de prácticamente todas las sociedades, especialmente de aquellas que se encuentran en los países más industrializados, donde la huella digital se ha dejado sentir de un modo más profundo.

Así ha sido también en Aragón, una comunidad que hasta el momento no había sido muy prolífica en cuanto a los estudios sobre comunicación. La comunicación digital en Aragón viene a ocupar, por lo tanto, un espacio necesario para conocer el alcance de las transformaciones vividas en la comunidad en el ámbito comunicacional.

Se trata de un completo trabajo llevado a cabo por el Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital (GICID), una visión panorámica que parte de cinco enfoques: periodismo digital e Internet; contenidos digitales radiofónicos; televisión digital; agencias de comunicación; y aprendizaje digital desde el ámbito de la salud.

El estudio, por lo tanto, nos acerca al estado de la cuestión en Aragón, una comunidad que cuenta con unos rasgos muy característicos que la diferencian y le dotan de personalidad. A pesar de que Aragón representa aproximadamente una décima parte del territorio de España, la población de la comunidad, sin embargo, escasamente alcanza un 4% del total estatal. Si por algo se caracteriza Aragón es por contar con una pirámide poblacional envejecida y con una desigual distribución. Más de la mitad de la población se concentra en la capital, Zaragoza, mientras que en algunas comarcas la densidad poblacional recuerda a las de áreas inhóspitas, como el desierto del Sáhara.

Este escaso peso poblacional se manifiesta de un modo especial en algunos sectores relacionados con la comunicación, como es el caso de la producción audiovisual (1,4%, por debajo incluso del porcentaje de población y del total de empresas) (página 125). Números que contrastan con el grado de penetración de las tecnologías de la información, especialmente Internet, en los hogares aragoneses. Según datos de 2011, el 94,5% de los jóvenes aragoneses menores de 15 años habían navegado en Internet en los últimos tres meses, una cifra que se sitúa siete puntos por encima de la media española (Página 66).

A diferencia de lo ocurrido en anteriores revoluciones industriales, en esta ocasión Aragón se ha encontrado mucho más cerca del centro que de la periferia de la propia revolución. Esto se ha dejado notar en diferentes iniciativas, como el exitoso congreso de periodismo digital que cada año, desde 2000, acoge Huesca o incluso en el hecho de que el propio Bill Gates pusiera como ejemplo una experiencia aragonesa de implantación de pizarras digitales en las aulas de Primaria.

Por medio del viaje que representa el libro que coordina Carmen Marta Lazo, investigadora principal del GICID, el lector obtiene una visión de 360 grados de cómo se encuentra el ecosistema mediático aragonés tras varios años de revolución digital.

El primer capítulo, Periodismo digital en Internet: un mapa del territorio, elaborado por Maite Gobantes Bilbao y Santiago Martín Mínguez, parte de un análisis y descripción del periodismo en Internet para, posteriormente, analizar la presencia en la red de 27 medios de comunicación aragoneses, tanto con edición online y offline como medios nativos digitales.

Este recorrido por los medios de comunicación aragoneses presentes en Internet muestra los distintos recursos de los que se dotan, así como analiza su oferta informativa y la forma en la que cada uno de ellos se enfrenta a los debates que están afrontando los medios de comunicación de todo el mundo, muchos de ellos todavía sin resolver y que tienen como principal eje la obtención de ingresos. Asimismo, también se analizan detalles como la composición de las redacciones digitales de los medios aragoneses, la periodicidad en la actualización de los contenidos, etc.

Otra de las investigaciones que desarrolla el libro es Ámbitos de producción de los contenidos radiofónicos digitales en Aragón, a cargo de Carmen Marta Lazo y Ana Segura Anaya. La radio, que experimentó un importante auge gracias a Internet , se ha enfrentado a la paradoja de que, mientras su producción lleva ya años siendo digital, la distribución de su señal continúa siendo, mayoritariamente, analógica (página 57).

Un medio de comunicación al que no afecta el debate sobre la gratuidad al que se tiene que enfrentar, por ejemplo, la prensa escrita, pero que cuenta con sus propios retos, como la generación de contenidos para sus ediciones digitales.

Aragón no dispuso de una cadena autonómica hasta 2005, veinte años más tarde que las primeras en emitir en España (Catalunya Ràdio o Euskadi Irratia). Este hecho no ha impedido que la radio autonómica aragonesa sea pionera, sin embargo, en la creación del primer canal de una emisora de estas características pensado exclusivamente para Internet: aragonradio2.com, experiencia que se analiza pormenorizadamente.

El capítulo también se detiene sobre otros proyectos radiofónicos que han visto la luz en Aragón en los últimos años, como es el caso de los impulsados por las dos Universidades aragonesas donde se imparte el Grado de Periodismo (Universidad de Zaragoza, de carácter público, y Universidad San Jorge, privada), así como el trabajo que se desarrolla desde TEA FM, que ha merecido entre otros reconocimientos el Premio Ondas de 2012 a la Innovación Radiofónica y el MEDEA Awards 2013 a la promoción de la Ciudadanía Europea.

El tercero de los capítulos, Situación y perspectiva de la televisión digital en Aragón, ha sido elaborado por Ana Mancho de la Iglesia y Juan Pablo Artero Muñoz. El trabajo de estos dos investigadores profundiza en un sector marcado por un lado por la ausencia de un proyecto sólido de televisión autonómica hasta mediados de la década pasada (Aragón Televisión se inauguró oficialmente el 23 de abril de 2006) y la profusión de distintos proyectos de ámbito local a lo largo de los años, que tuvieron que hacer frente a no pocas dificultades de tipo económico e incluso legal.

Precisamente la puesta en marcha de la televisión autonómica ha servido como gran catalizador del sector, que ha vivido su propia digitalización con el apagón analógico que se produjo en España en 2010. Sin embargo, ahora se enfrenta a otro tipo de problemas, más relacionados con la crisis económica. De hecho, de las 33 licencias otorgadas de TDT local en Aragón en la actualidad tan solo se encuentran activas 11 (página 116).

A pesar del gran avance experimentado por Internet en los últimos años, el estudio recuerda que la televisión sigue siendo el medio más popular entre los aragoneses (página 127). De hecho, Aragón es, junto con Valencia, la segunda comunidad autónoma donde se consumen más contenidos televisivos, con una media de 255 minutos al día (páginas 128 y 129).

El recorrido por los distintos sectores que conforman el ecosistema mediático se completa con el cuarto capítulo: Las agencias de comunicación aragonesas: su presencia en Internet, a cargo de María Goméz y Patiño y Elena Bandrés Goldaraz.

Se trata de un detallado estudio en el que se da a conocer el trabajo de una treintena de agencias de comunicación que operan en distintos puntos de la comunidad autónoma. La investigación analiza su presencia tanto en Internet como en distintas redes sociales, así como la forma en la que interactúan con sus clientes/seguidores.

Entre las conclusiones del estudio destaca la apuesta por la trasparencia (página 186), que en la actualidad resulta más fácil de lograr, gracias a las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información. Esta situación supone una oportunidad para un sector en auge entre los profesionales de la comunicación, teniendo en cuenta el difícil momento que atraviesan los medios tradicionales.

El libro se cierra con el capítulo: Escenarios de aprendizaje digital en Aragón desde el marco de la salud, educación y comunicación, de José Antonio Gabelas Barroso y Sagrario Bernad Conde.

Partiendo del concepto de competencia mediática (página 189) se dan a conocer los resultados de un estudio realizado con una muestra de 438 aragoneses para conocer su grado de alfabetización en comunicación audiovisual. Los resultados de la investigación arrojan unos interesantes datos que denotan la existencia de numerosas carencias en todas y cada una de las dimensiones que contienen la competencia en comunicación audiovisual (página 196). Sin duda se trata de datos que llaman a la reflexión en un momento en el que ni siquiera se contempla el mantenimiento de asignaturas optativas en la ESO que abordaban parte de estas competencias (página 196).

En la segunda parte del capítulo se dan a conocer dos interesantes propuestas que se llevan a cabo en las aulas de los centros educativos de Secundaria en Aragón: “Cine y Salud” y “Pantallas Sanas”. Ambos encaminados a reforzar el empoderamiento de los jóvenes aragoneses en materia de salud, concepto que, según las directrices de la OMS, se define no solamente por la ausencia de enfermedad, sino por representar “un estado de completo bienestar físico, mental y social”.

Los cinco capítulos que conforman el libro suponen un inmejorable modo de acercarse a la realidad mediática aragonesa de inicios del siglo XXI. Se trata, por lo tanto, de una herramienta muy útil para conocer el estado actual de la cuestión en Aragón, una tierra que, pese a sus peculiaridades, caracterizada por su escaso peso poblacional, es capaz de ser pionera, y situarse en la vanguardia de la revolución digital, reinventándose a sí misma.